Quiénes Somos

Somos un colegio Católico Franciscano y aplicamos un modelo educativo Praxiologico (aplicar lo que se aprende diariamente) de filosofía franciscana y humanista, que conlleva a una educación Integral de calidad y trascendencia, a través del logro de dos perfiles del modelo: Perfil de excelencia académica y perfil de calidad humana.

Perfil de excelencia académica

  • Conocimientos en las áreas: Físico – matemáticas, químico – biología, económico – administrativa, tecnológica, de humanidades y de investigación.
  • Habilidades: Psicomotoras , cognitivas y sociales. En el mercado del trabajo y en las subsecuentes etapas de la educación formal.
  • Destrezas: Diestro en la aplicación de conjuntos de habilidades y conocimientos.
  • Conductas: Trabajador, eficientes en las labores que desempeña. Competitivo, estudioso, organizado, cuidadoso, puntual, líder.

Contamos con

  • Profesores capacitados y actualizados en su área (la mayoría cuenta con postgrado)
  • Auditorio con capacidad para 200 personas.
  • Sala audiovisual tipo cine, con capacidad para 92 personas.
  • Laboratorios de : inglés, computación, biología, física y química.
  • Tienda escolar y cafetería.
  • Canchas deportivas y en gestión áreas recreativas en Lomas de Angelópolis.
  • Capilla dentro de la institución.

Perfil de calidad humana

  • Sentimientos, valores, habilidades, actitudes y conductas.

Forjadores del reino de cristo
A la lid por la paz y el saber
Sebastián de Aparicio os convoca
A servir por la causa del bien.

En las aulas abrid los senderos
De la luz, de la paz y el amor
Y mirando a Aparicio en las rutas
Aprended a ser rumbo a ser sol.

Con tu ejemplo nos gritas callado
Que es mejor el servir que el saber
Si el saber no encarnado en las obras
Es decir, sin hacer a la vez.

Y trazando caminos inéditos
Enlazo con el bien la verdad
Y en los fastos de México heroico
Hizo rutas a dios al andar.

Forjadores del reino de cristo
A la lid por la paz y el saber
Sebastián de Aparicio os convoca
A servir en la causa del bien

Aparicio tu escuela te jura
Imitarte en tu sed de ser sal
Y aprender a encarnar en la vida
La palabra de cristo en la paz.

El Centro Escolar Aparicio, ha servido y beneficiado a un sin número de generaciones de niños y jóvenes en esta histórica Ciudad de Puebla, patrimonio cultural de la humanidad.

Dicha labor educativa inicia en 1954 cuando Fray Leopoldo Magdaleno, emprende su labor pedagógica en las bancas del templo de San Francisco, debido a que el edificio en donde actualmente se encuentra el centro escolar, en ese entonces, servía de sanatorio y cuartel militar, ahí vivía el famoso General de la Rosa miembro activo de la Revolución de 1910. A principios de la segunda mitad del siglo XX los hermanos que constituían la fraternidad del convento de las Llagas, emprendieron la gestión para recuperar el edificio. El resultado final fue recuperarlo en forma definitiva.

En 1957, Fray Samuel Ortega logró la incorporación a la SEP el nivel de primaria quedando él mismo como Director hasta el año de 1960.

En 1960 regresa Fray Leopoldo Magdaleno y crea el nivel de secundaria matutina y comercio en el turno vespertino.

Posteriormente de 1966 a 1969 Fray Jerónimo Verduzco, ilustre poeta y escritor, dirigió al centro escolar, en su período creo la escuela preparatoria y logró su incorporación a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

En 1969 Fray Bernardo González, ocupa el cargo de Director y decide eliminar los estudios de comercio brindando mayor apoyo a la preparatoria.

Años después en 1972, Fray Oscar Ceja asumió la dirección general durante 9 años, en este período consolidó los cuatro niveles educativos con los que hasta la fecha cuenta la Institución: Jardín de Niños, primaria, secundaria y preparatoria.

En 1981 fue nombrado Director Fray Pacifico Gaspar Tapia. Este fraile siempre luchó a favor de la familia y amplío las aulas del nivel primaria, desgraciadamente la muerte lo sorprendió en 1986 y su obra quedó inconclusa.

De 1987 fue Director General Fray Alberto de Alba Saucedo, quien desarrollo un proyecto educativo muy ambicioso vislumbrando, incluso, la creación de LA UNIVERSIDAD FRANCISCANA.

Actualmente dicho proyecto se encuentra vigente y se ha ido cumpliendo paso a paso , el director general que conduce el rumbo de este centro educativo es: Fray Joel Cosme Torres.

Misión: Prestar el servicio educativo desde el ser cristiano y franciscano de acuerdo a los contextos sociales y culturales y así colaborar en la construcción de un mundo más fraterno.

La visión: Ser una Pastoral Educativa Provincial que contribuya en la educación y formación del ser humano desde la perspectiva humana, cristiana y franciscana.

Esta Misión y Visión se inspira en la Espiritualidad Franciscana que emana de su fundador San Francisco de Asís, que en sus notas características se encierra en estas pocas palabras: Minoridad, pobreza, fraternidad, caridad y obediencia a Dios y a toda criatura por amor a Él. San Francisco quiso una orden donde convivieran los hermanos orantes, los hermanos trabajadores y los hermanos predicadores. Características que van formando dentro del Centro Escolar Aparicio, el perfil del maestro y alumno franciscano, que proyectan a la sociedad de hoy, la excelencia académica y los valores franciscanos que como un manantial brotan en nuestra Institución.

San Francisco al escribir la Regla que va a regir a sus frailes se basa en los textos del Evangelio, que dan luz para iniciar su camino en la formación de su vida y de la vida de sus frailes. En los siguientes textos de su Regla que tomamos como ejemplo: “La Regla y vida de los hermanos Menores es esta: observar el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, viviendo en obediencia, sin nada propio y en castidad (2Reg 1). La Orden que el funda no se llama precisamente franciscanos sino Orden de Hermanos Menores. El nombre de “Hermanos Menores” pone el acento en que este ideal hay que vivirlo en humildad y fraternidad: “Ninguno de los hermanos tenga poder o dominio entre ellos, como dice el Señor en el Evangelio: Los jefes de las naciones las dominan y los grandes las oprimen. No ha de ser así entre los hermanos. El que quiera ser mayor entre ellos se haga como el menor” (1 Reg. 5).

Es un llamado de Dios a Francisco y de este a sus seguidores de servir en humildad, fraternidad, alegría y minoridad. Son actitudes de Francisco del siglo XIII que descubrimos y que son operables en el siglo XXI, no solo para los que son llamados a vivir como frailes, sino para todos aquellos que buscan un camino de perfección en nuestro mundo de hoy a través de la educación franciscana. Que como hemos visto en la presentación de este documento, es una educación luminosa que logró la conquista espiritual de México.

Finalmente la visión particular que San Francisco tiene de Cristo como modelo del perfecto cristiano, es la piedra angular de la pedagogía franciscana. La humanidad del Salvador era presentada por San Francisco como un ideal familiar, cercano y actual, como una norma en todos los lugares y momentos de la vida: manso, humilde y lleno de bondad y misericordia. La humanidad del Salvador, como modelo absoluto del ideal ético-religioso, reaparece así en la educación cristiana-franciscana a través del Modelo Praxiológico de nuestro Centro Escolar Aparicio, A.C.

El Centro Escolar Aparicio es una Institución Católica-Franciscana y como tal reconoce a Jesucristo como figura ejemplar a seguir.

El nombre de CENTRO ESCOLAR APARICIO, está inspirado en el Beato Fray Sebastián de Aparicio Prado, conocido como “El fraile de las carretas”, cuyo cuerpo yace incorrupto en el templo de San Francisco de esta Ciudad.

Nuestra filosofía educativa se inspirada en los valores cristianos y franciscanos, reconociendo a Francisco y Clara de Asís, en la minoridad, humildad, fraternidad, justicia, libertad, respeto y servicio.

¿Por qué Educación Franciscana? porque su Modelo Educativo está fundamentado en la Filosofía de la vida y obra de San Francisco de Asís, de su pensamiento, sus valores y espiritualidad encaminada a seguir a Jesucristo.

San Francisco es un hombre del siglo XXI, ciertamente él vivió en el siglo XIII, sin embargo su presencia sigue encantando a la gente a través de los siglos hasta llegar a nuestra época y vemos que Francisco no ha envejecido, sino que sigue siendo joven.

La pedagogía franciscana se inicia por el año de 1220 y pasa por muchos países europeos fundando casas de estudio de gran calidad en París, Oxford y Cambridge por mencionar algunos. Sin embargo, los primeros franciscanos que llegaron a México no procedían de España sino de Gante y llegaron a México en 1523, es hasta 1524 cuando llegan los llamados los “Doce primeros franciscanos” que inician la educación y evangelización de los pueblos y una de las mayores preocupaciones de estos frailes, fue el aprendizaje del náhuatl, y un conocimiento profundo de las lenguas de estos pueblos. Para lograr un mayor acercamiento y convivencia con la niñez y juventud indígena. Se nos dice que para 1529 tenían en su colegio de San Francisco de México a más de 500 niños y un hondo sentido de su misión evangelizadora. Hay testimonios de que ya para 1531 los franciscanos tenían los primeros ensayos de una gramática de lengua mexicana. Un punto muy importante es que hacia 1536 existía ya una bien construida iglesia en Tlatelolco, esta iglesia era la más grande y mejor labrada de la ciudad de ahí surge el Colegio de la santa Cruz de Tlatelolco, adonde llegan frailes, excelentes maestros de Europa y de donde saldrán otros grandes maestros para seguir la gran misión educadora de los franciscanos.

Esta tradición pedagógica franciscana, ocho veces centenaria, actualizada a nuestro mundo actual en los métodos modernos pedagógicos, sigue vigente conservando la esencia del carisma franciscano, su espiritualidad y filosofía como nuestro Modelo Praxiológico lo anuncia, al servicio de la niñez y la juventud.

Por la excelencia académica y la formación integral.